LÍNEA DE TIEMPO EN LAS ORGANIZACIONES 


Una huella que deja sobre ella. La cualidad está dada por su incesante necesidad de transformarla a su favor; Porque en los inicios de las sociedades organizadas, las primeras fuentes buscadas y lugares más cómodos para establecer y dejar así su condición de nómadas. Entonces, empezamos a gestionar el espacio en la que habíamos, teníamos un informe de una relación con la alimentación, su propia protección y la identificación de las mismas; Nació así los rasgos de liderazgo. 

Desde entonces, se caracterizaron también las brechas generacionales; Porque en estos días primigenios, los niños tenían su rol específico, los adultos el suyo y los ancianos de igual manera ocupaban un espacio en los quehaceres de las comunidades. Por ejemplo, y hasta nuestros días, a la hora de identificar a un buen líder, tal como en la antigüedad.

Poco a poco estas actividades simples se transformaron en acciones cada vez más controladas y depuradas, y así se dio paso en el desarrollo de las tecnologías que se utilizan cada vez más prósperos, productivos y, por supuesto, transformadores. Se inició una carrera que hasta nuestros días en el pasado, al contrario, es cada vez más acelerada y presente en todas las sociedades; Exigiendo una muy delicada y cuidadosa caracterización de las generaciones en el futuro próximo tomarán las riendas en el quehacer político, organizacional, religioso, educativo y de toda índole. Asimismo, se puede evaluar el conocimiento del comportamiento humano en profundidad para poder tener sentido sentido y coherencia para nuestros esfuerzos, para tener equipos de trabajo competitivos que puedan ser similares a los mercados cada vez más cambiantes, exigentes y complejos.

En este sentido, se tiene que realizar un breve recorrido por el pasado, presente y futuro de los modelos generacionales, con el fin de las estrategias organizacionales en función del comportamiento humano como tal.

El Massachussetts Institute of Techonology (MIT) fue concebido con el fin de identificar nuevas tecnologías que se pueden aplicar en lo cotidiano por las personas para mejorar su salud y, consecuentemente, hacer mejores actividades y por más tiempo. Es decir, extender la vida productiva de las personas y, por lo tanto, incrementar la incidencia del proceso transformador sobre la tierra; Objetivos que parecen muy prometedores en términos de desarrollo de las sociedades.

El MIT Age Lab, luego de poner en práctica este cometido, estimó que las personas nacidas entre 1946 y 1964, mejor conocidas como Baby Boomers o simplemente Boomers, alcanzan unos 450 millones a nivel mundial. Además de que la población de adultos mayores de 50 años de edad es el segmento poblacional de mayor crecimiento en el mundo y, según envejece la población, aumenta la expectativa de vida a niveles nunca antes vistos; en parte, gracias a los adelantos de la medicina moderna, lo que cambia la escena del abuelo que va a un asilo o se queda en casa mientras llega el ocaso en acciones positivas por cuenta propia, tales como mantener una buena salud. Este cambio aparentemente simple ha transformado en principio el mercado de negocios de hospitales, centros de reposo y terapias, que integran gimnasios, cruceros y hasta empresas que son operadas enteramente por personas mayores a los 50 años de edad. Las tendencias del pasado están siendo disrumpidas aceleradamente.

En el año 1961 nació la «Boomeritis» y ha venido para quedarse. Según el doctor Cedric Ortiguera, cirujano ortopédico en la Clínica Mayo en Jacksonville, los Baby Boomers ahora en sus 50, 60 y 70 años son más activos y atléticos durante un tiempo prolongado, comparados con la generación anterior: corren maratones, practican ciclismo y otros deportes. En la generación anterior, afirma el especialista, las lesiones mayormente se reportaban por accidentes domésticos o bien se atribuían al estado de ánimo, hoy día la huella del cambio es innegable; pues las lesiones reportadas son mayormente por esta actividad atlética y responden al hecho de que tras los 50 el cuerpo ya no se recupera tan fácilmente como a los 20 o 30.

En la generación anterior, las personas por encima de los 60 años, se veían en el ocaso de su sexualidad como medio de presencia social; ya en nuestros días, y según lo reporta el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Puerto Rico, para 2013 y en comparación de los 80 y 90, los reportes de enfermedades de contagio sexual se incrementan de 0 a 17 % en estas personas. Entonces, se ha dado un boom entre los Boomers; pues la prevención de salud, contrastada con las generaciones anteriores, dista mucho en el comportamiento que estos tienen.

Hoy día, mediante el acceso a la tecnología de la información, estas personas no esperan a tener problemas de salud para ir al médico, se cuidan mediante la prevención, lo que cambia radicalmente las oportunidades de mercado, servicios y políticas sociales. Como podemos ver en este pequeño recuento, el liderazgo ha debido ajustar su esquema mental para poder asimilar estos cambios, aunque es válido pensar si en verdad lo hemos hecho.

A fines de los 90, entramos en acción quienes pertenecemos a la generación «X». Fuimos criados por estas personas que se concibieron durante los bombardeos de fines de la Segunda Guerra Mundial, por lo que se les llamó Baby Boomers; en tal razón, nuestras creencias fueron construidas en torno a la carencia, a la necesidad de producir para acumular en caso de una nueva recesión. 

Es por ello que la transformación tecnológica se ha centrado en cosas como ahorrar tiempo, tener más por menos; sin priorizar la calidad, producir en masa y liderar en función de resultados meramente numéricos.

En los años 70 y 80 se incrementó la población joven y, cada vez, más activa en todos los ámbitos; siempre con prisas para alcanzar las metas personales. Por lo tanto, padres tardíos con respecto a la generación anterior, los «MultiTask», quieren compaginarlo todo: familia, amigos, empleo, cultura… y empiezan a dormir menos en señal de «eficiencia». Decae el pensamiento simbólico; es decir, se pierde el propósito, el sentido de vida en pos de una meta inmediata. Se inicia la era de la conexión y el acceso masivo a la información, que se superpone a las experiencias presenciales en grado de importancia. ¿Te identificas con esto? Probablemente hayas nacido entre 1961 y 1979, pero aún más importante es la pregunta: ¿te prepararon para esto en tu proceso educativo?

A partir de lo anterior, es significativo dar un paseo por el futuro cercano y próximo, respondiendo a la pregunta anterior; por lo que llega a nuestro medio la generación de los Millenials, quienes a partir del año 2012 empiezan ocupar puestos de trabajo en las organizaciones y protagonismo en la comunidad. Ellos no vieron la llegada de la transformación digital, pues son nativos digitales. No entienden otra manera de estar informados o, por lo menos, no optan por otras formas de hacerlo; son multitarea por concepto. No debieron asumirlo, pues ya tienen esta condición incorporada a su realidad. El ser multitarea es su creencia básica, pues son nativos globales. La paternidad para ellos es optativa. Son más críticos que los «X» y no le apuestan a la masificación en ningún ámbito; por lo que priorizan la calidad aun cuando siguen prefiriendo los medios digitales para elegir cosas, servicios, ocupaciones etc. Las preguntas clave en este «futuro/presente» inmediato es: ¿los preparamos para vivir esto?, ¿nos preparamos suficientemente para dejar un legado de excelencia? Y quizá más importante aún: ¿se están preparando para una adecuada sucesión de quienes les siguen?

Quienes nacieron en torno a 1997 o también conocidos como Centennials, incluso como «Zs», son personas que provienen de una población joven cada vez más escasa; por lo tanto, constituyen una generación mucho menos numerosa, sobretodo comparada con los Boomers y los «X». Son nativos digitales y del mundo digital; es decir, que a diferencia de los Millennials ellos ya entienden el Internet como parte de los servicios básicos y no tienen en su listado a la telefonía fija como uno de estos servicios. Son autocríticos, pues, pese a que manejaron dispositivos digitales antes de hablar, según la revista Gallup, el 79 % de ellos son conscientes de que pasan demasiado tiempo frente a la pantalla. Por lo que optan por ser selectivos en lo que ven, leen o aprenden en ellos. Además, son autodidactas nativos y, por lo tanto, más cultos; puesto que consumen menos «chatarra digital» en comparación con sus predecesores.

Un rasgo muy importante de esta generación se atribuye a una serie de comportamientos propios de ellos, tales como: quieren cambiar al mundo; les compromete más el ambiente, la ecología y la conservación del planeta que la tecnología. Prefieren las tiendas físicas, quieren ver, palpar, hablar con el fabricante, y optan por lo artesano y lo exclusivo a la máquina y lo masivo; no apuestan al consumismo y priorizan la calidad a la cantidad, el trueque a la compra, el servicio colaborativo a los enlatados o SPAM. Ahora bien, si regresamos al aquí y ahora, debemos también preguntarnos: ¿están los Millennials listos para asumir este nuevo mercado de consumidores?, ¿los hemos preparado para esto? ¿Acaso los «Zs» están regresando a las prácticas de las generaciones Silenciosa (1926-1945) y Baby Boomers (1946-1960)?

Entonces, si estás liderando o vas a liderar grupos políticos, sociales, organizacionales o comunitarios en el presente, considera esta infografía y entrena tus habilidades directivas intensamente.


BIBLIOGRAFÍA


Ismail, S., Malone, M. S. y Van Geest, Y.  (2014).  Organizaciones exponenciales. España: Bubok Publishing.

Mayo Clinic Women's Healthsource. (2019). Recuperado de https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/womens-health/basics/womens-health/hlv-20049411

National Institute on Aging. (2019). Recuperado de https://www.nia.nih.gov/

Paturel, A. (2012). Mind games: Computerized cognitive exercise is big business. But do the industry’s claims stand up? Neurology Now, 6(4), 27-34.

Torres, EA, Peña, M., Reyes, JC, Colón, H., Ortiz, AP y Suárez, E. (2013). MedlinePlus, MIT Lab. EE.UU .: Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos

Autor: Ph. D. Álvaro Jijón P.

Afiliación: MCA Business & Postgraduate School, EE. UU.

Edición: Abril de 2019

Copyright © 2019 MCA Business and Postgraduate School - Todos los derechos reservados